Destacadas, Personas

Soy muy impulsivo… ¿Qué hago?

¿Alguna vez te pasó de hacer algo sin pensarlo y luego arrepentirte? Estoy segura que probablemente a lo largo de tu vida te haya pasado. A mí me sucedió muchas veces…

¿Para qué lo compré si no lo necesito? ¿Por qué le dije eso? ¿Para qué envié ese audio enojado/a?

El sentimiento de impulsividad surge cuando tus reacciones toman el control. No usamos nuestro razonamiento para pensar en lo que de verdad estamos haciendo. Solo lo hacemos y luego vemos las consecuencias.

La persona impulsiva no suele tomarse un momento para pensar en su accionar, no puede esperar a decir lo que piensa, habla antes de que la otra persona termine de darle su opinión, entre otros factores.

Sucede que frecuentemente realizan compras impulsivas, comen de más, se separan de su pareja por miedo a que el otro/a lo haga primero, etc.

Esto ocurre ya que, en ese momento, la mente no está enfocada en lo que está sucediendo ni en recurrir a experiencias anteriores. Se centra en lo emocional y no en lo racional.

Al guiarse por el “quiero hacer” y no por el “quiero, puedo y debo”. No dar lugar a la frustración, al estrés, a los cambios repentinos, etc.

Para tratar los momentos de impulsividad, te dejo unos tips:

  • Identificar en qué situaciones surge mi impulsividad
  • Observar cuales son los síntomas, reconociendo nuestro estado de ánimo
  • Pensar en experiencias que hayan sido positivas
  • Desconectarse de la situación y tener pensamientos positivos
  • Pensar en el aquí y ahora
  • Posponer las preocupaciones futuras

Lo principal es no tomar decisiones trascendentales cuando nos encontramos en situaciones displacenteras.

El impulso siempre me lleva a la acción. Y a su vez, cada acción tiene una consecuencia. Son esos segundos o minutos que a veces en esa toma de decisión me genera un cambio que luego no puedo revertir.

Es preferible invertir ese tiempo en detenerme, pensar en qué estoy por hacer y respirar. Contar hasta el número que queramos y ahí sí, decidir qué voy a realizar.

La habilidad de hacer una pausa y no actuar por el primer impulso, se ha vuelto un aprendizaje crucial en la vida”. – Daniel Goleman

Contenido exclusivo para MASSNEGOCIOS Diario Online

Fuente: Estefanía Talaván

© 2016 MASSNEGOCIOS - DIARIO ONLINE

El Desarrollo web de MASSNEGOCIOS es realizado por BREKOR.com