Coaching, Destacadas

Siento, luego existo

Lo que sentimos dentro nuestro viene desencadenado de una o varias emociones, las cuales están con nosotros/as todo el tiempo porque simplemente somos Seres Emocionales.

Emoción en latín significa “lo que me mueve” o “lo que me pone en acción”. Por esto, las emociones son pura energía y nos dan vitalidad para ir detrás de lo que sentimos y queremos hacer. Cada acción o pensamiento que tenemos nace de las emociones que estamos sintiendo, ya sea de felicidad, tristeza, dolor, etc.

La célebre frase de Descartes “pienso, luego existo” parece estar alejada de nuestra parte emocional, de esa porción de Ser Emocional que todos tenemos, y sin la cual no podríamos ni tendríamos acción. Sin emociones, nos quedaríamos en el pensamiento, en el “qué hubiese pasado si…”. Con esto no quiero decir que no sea necesario pensar o reflexionar sobre lo que queremos hacer o lo que nos está sucediendo, es esencial que eso pase. Acción y emoción van de la mano. La alarma suena cuando intentamos ser más racionales que emocionales y comenzamos a “tapar” lo que queremos expresar o lo que nuestro interior está comunicando para querer racionalizar todo y no dejarnos mover por lo que sentimos.

Pensemos en una vida sin emociones ni sentimientos… imposible, porque sin las emociones no tendríamos ese motor que nos predispone para accionar.

Quiero que te lleves la idea de, si todavía no lo haces, empezar a prestarle más atención a lo que tu cuerpo y alma te comunican, que le des más tiempo y lo escuches más. A veces por querer callar la voz interior, terminamos dañados corporal y emocionalmente.

Es necesario aprender a descifrar qué surge desde nuestro corazón y llevarlo a la práctica. Necesitamos aprender y desarrollar habilidades de Inteligencia Emocional, esto nos llevará a tener una vida mejor y formar vínculos sanos con los demás y con nosotros/as mismos/as.

Más sentir, menos pensar. Siento, luego existo.

Contenido exclusivo para MASSNEGOCIOS Diario

Fuente: Estefanía Talaván

© 2021 MASSNEGOCIOS

Desarrollado por Joel Ovejero