Coaching, Destacadas

Dime con quién andas y te diré CÓMO eres

Como dice la famosa frase “Dime con quién andas y te diré quién eres”, veremos el cómo somos según los tipos de vínculos que creamos a lo largo de la vida.

Somos seres humanos que nos encontramos todo el tiempo en contacto con otras personas, generamos relaciones en variedad que puedan durar muchos años o muy poco tiempo.

Jim Rohn dice “Eres el promedio de las cinco personas con quien más te asocias”. Nuestros vínculos integran una gran parte de la vida y la manera en la que vivimos, en la cual hay personas que sorprendentemente nos suman y ayudan para bien, quienes nos hacen avanzar y sacar lo mejor de nosotros mismos. Pero también existen vínculos “tóxicos” que no nos benefician, y a lo largo de los años, puede ser difícil identificarlos para tomar la decisión de alejarnos de ellos.

Somos energía… ¿no te pasó alguna vez que volviste de reunirte con gente negativa y te sentiste pesado/a, cansado/a? absorbemos las energías que irradian los demás, ya sean buenas o malas. Cuando nos relacionamos con personas positivas, nuestra forma de ver la vida se transforma y luego de pasar tiempo con ellas nos sentimos motivados/as y con ganas de ir por más.

Lamento decir que no siempre es el otro quien tiene energía negativa, a veces también somos nosotros/as mismos/asn que tuvimos un mal día, nos reunimos o hablamos con alguien y le pasamos toda nuestra negatividad y problemáticas a la otra persona.

Lo ideal siempre es relacionarse con seres que nos acompañen por el camino, que nos apoyen y ayuden en los momentos tanto “buenos” como “malos”.

¿Cómo darme cuenta si estoy teniendo vínculos sanos?

  • Ambos se alegran por sus logros/éxitos
  • Se apoyan mutuamente
  • Se aconsejan basados en experiencias propias
  • Se interesan por lo que les sucede
  • Animan al otro/a a ir por más

Pasamos nuestra vida queriendo alcanzar sueños y metas, pero si el entorno no acompaña, difícilmente se logre. Rodearse de relaciones tóxicas, personas envidiosas o pesimistas harán que el proceso sea más complejo.

Hay que saber elegir de quienes rodearse.

Me gusta mucho una frase que dice: “Relación con muchos, intimidad con pocos”. No confíes tus proyectos en todas las personas, ya sean familiares, amigos, compañeros de trabajo u otros… Dime con quién andas y te diré quién eres.

Contenido exclusivo para MASSNEGOCIOS Diario Online

Fuente: Estefanía Talaván

© 2021 MASSNEGOCIOS

Desarrollado por Joel Ovejero