Destacadas

Nuevos modelos económicos y su impacto social

La actual realidad por la que está atravesando el mundo, deja en claro una tendencia que hace ya algunos años,  universidades, líderes y organizaciones globales y regionales vienen trabajando para re-pensar las actuales estructuras económicas; pasando de modelos capitalistas lineales con crecimiento desigual y sin planificación,  a modelos más sistémicos, que buscan generar una mejora tanto a nivel  social como ambiental, igualando o  superando los rangos de  rentabilidad.

Estos nuevos modelos basados por ejemplo en la Economía Circular, Naranja, Donut, y Azul son  una oportunidad atractiva y rentable para que organizaciones de cualquier tamaño puedan re pensar sus procesos con el objetivo de ser más eficientes y utilizar al máximo los recursos.

Referido a esto ¿cuáles son las últimas tendencias en términos de consumo?

Se pueden observar varios factores con 3 tendencias muy marcadas

  • Cada vez hay mayor escasez de recursos debido a la gran demanda de materias primas, lo cual se traduce en  mayor volatilidad de precios en mercados globales y gran degradación ambiental.
  • Cambios en el comportamiento de los consumidores que  empiezan a preferir el acceso a los bienes en forma de alquileres de servicios en detrimento de su propiedad. Esta circunstancia, apoyada en plataformas digitales ha propiciado el desarrollo de una  economía colaborativa, dando lugar a modelos de negocios basados en lo que se conoce como servitización, que requieren menos productos pero un servicio permanente.
  • Avances tecnológicos la creciente  transformación digital  ha permitido pasar del mantenimiento preventivo al predictivo, y al monitoreo planificado para la reutilización  de recursos, lo que hace más rentables a las compañías.

¿Cómo impactan estos cambios en términos sociales y de empleo?

Se pueden mencionar 2 tipos  de impactos, por un lado,  el rápido avance tecnológico que generará una  mejora en los procesos productivos y de ventas, a  la vez que va a fortalecer el empleo y crecimiento promedio de salarios de trabajadores más calificados, sobre el empleo de mano de obra no calificada, particularmente  de trabajadores en  industrias manufactureras, generando una brecha en las rentas y niveles de empleo.

Por otro lado se plantea el tema de la desigualdad y pobreza que en Argentina es un eje central, ya que desde 2004 a la fecha, oscila en promedios del 30% al 42%, dependiendo de los ciclos económicos y que no lograda disminuir. Tomando en consideración estos aspectos, los países en desarrollo como sería el caso de Argentina, deben tomar medidas a la fecha, para adaptar sus estrategias de crecimiento con políticas públicas que apoyen al sector privado y que escalen soluciones para anticiparse a estos cambios, y no que las medidas sean el resultado de ellos.

¿Cómo está compuesta la inversión de políticas públicas en el presupuesto argentino?

En Argentina, la composición del gasto no ha sufrido muchas variaciones en el mismo período  y tampoco se observan  mejoras sustanciales en términos de desigualdad y pobreza.

El  presupuesto público argentino tiene  5 grandes ítems a destacar:

  1. Administración gubernamental  con un peso del 6% sobre el total
  2. Servicios de  seguridad y defensa con la misma participación
  3. Deuda Pública  con el 12%
  4. Servicios Económicos  con un promedio del 16%  que contempla inversiones en energía, combustible, comunicaciones, ecología y medio ambiente, industria y agricultura, comercio, transporte, etc.
  5. Servicios Sociales  con una participación del 60% sobre el total presupuestario, incluyendo: promoción  y asistencia social, previsión social, educación y cultura, vivienda y urbanismo, salud, agua potable y alcantarillado, etc.

Es decir, Argentina es un estado con un alto porcentaje de fondos destinados a servicios sociales  que no han sido suficientes para revertir la tendencia creciente de desigualdad;  por lo que es necesario el aumento de fondos en servicios económicos que son los que mejoran el  empleo y nivel de ingresos. En este sentido es fundamental el fomento y acompañamiento de iniciativas privadas que están trabajando para tales fines.

¿Qué tipo de organizaciones e iniciativas privadas buscan dar soluciones a estas problemáticas?

Son muchas las organizaciones a nivel global y local que buscan dar una solución a estas problemáticas y que en los últimos en los últimos 10 años han generado un gran desarrollo. Un ejemplo clave es Sistema B, que fomenta el crecimiento de empresas de triple impacto y que ya han logrado  la certificación en 690 empresas de Latinoamérica y 3550 en el mundo. Otra organización de alcance global, es la  La Liga Internacional de Intraemprendedores con presencia en más de 200 países, que trabaja con perfiles sociales e innovadores, para la generación de proyectos  dentro de las organizaciones orientados a  los objetivos de Desarrollo Sostenible. También se encuentra Mayma , una ORG que estimula proyectos para una economía más humana en Latinoamérica, el Consejo Económico y Social de Argentina entre muchas otras más con foco en temáticas de finanzas sostenibles, economía circular, transparencia de políticas públicas, uso de energías renovables, mejora en educación y desigualdad, etc.

Éste es el camino hacia el mejoramiento, y es fundamental un cambio en la actual matriz de gastos, para el apoyo y  escalabilidad de estas soluciones, tanto en formación de modelos a nivel educativo como en  el fomento de   políticas públicas que los acompañen.

Fuente

  • Marisol Cavichioli
  • Lic. en Economía, UNCuyo, Posgraduada en Estrategia Financiera e Innovación Social.
  • Consultora en Innovación Empresarial.
  • Directora Innovación  en Quinto Impacto
  • Catalizadora en Argentina de la Liga Global de Intraemprendedores, organización que promueve proyectos de innovación social en organizaciones públicas y privadas.
  • LinkedIn: linkedin.com/in/marisolcavichioli
Lic. Marisol Cavichioli

© 2016 MASSNEGOCIOS

Desarrollado por Joel Ovejero