Nacionales, Recientes

¿Un Malbec a $5.200?

Viña Cobos, la bodega comandada por Paul Hobbs, lanza una edición de casi 3.000 botellas de su nuevo tope de gama, valuado en $5.200, y ya tiene gran parte de la producción prácticamente comercializada.

Si una bodega decide posicionarlo a niveles de precios que se despegan largamente del promedio de la industria, están obligadas a vender para que ese posicionamiento no sea una falacia o un mero juego de marketing.

Viña Cobos forma parte de ese selecto grupo de bodegas que produce vinos, los posiciona en un nivel elevado… y vende. De hecho, de sus líneas de más alta gama, su volumen de oferta se ubica por debajo de la demanda.

Es un vino pensado para un público muy acotado y particular. Porque es una etiqueta que, si bien no es el que paga las cuentas a fin de mes, termina siendo comercialmente viable. Esto, de por sí, justifica el precio.

Además, lo interesante es que no se trata de cualquier etiqueta: se trata de Cobos Chañares Vineyard Malbec 2014, un ejemplar que viene a cumplir con diversos hitos:

Es el primer vino nuevo de la línea Cobos elaborado con Malbec que se lanza en 17 años. Cabe destacar que el Cobos Malbec “original2, proveniente del viñedo Marchiori (Luján de Cuyo) había iniciado la era allá por 1999. En 2005 le siguió Cobos Volturno, pero se trata de un tinto conformado mayormente por Cabernet Sauvignon.

-Además, es un vino que fue elaborado a partir de un viñedo propiedad del enólogo estadounidense Paul Hobbs, en Valle de Uco, el cual -tras un minucioso estudio de suelos y un detallista plan de recuperación de viñedos-, comenzó a demostrar su gran potencial.

Una obviedad: un vino de $5.200 no es un ejemplar para todos los días. Pero tampoco es cuestión de sacralizarlo. No es intocable. Su precio no es sinónimo de una complejidad que lo ponga fuera del alcance de cualquier consumidor.

Por el contrario, Cobos Chañares Vineyard 2014 es un testimonio claro de la nueva tendencia en la industria vitivinícola, según la cual, menos es más.

¿Cómo se traduce esto? En menos madera, menos concentración, menos sobreestracción y, como contrapartida, más terroir. Pero para que el resultado esté a la altura de un ícono, el terroir definitivamente debe ser superlativo.

A la hora de degustarlo, Vinos & Bodegas iProfesional se encontró con un vino delicado, que es pura elegancia en nariz, con notas de fruta roja madura, suaves pinceladas especiadas, dejos herbáceos y una punta floral evidente. Son capas de aromas que interactúan con mucha armonía. En boca es un vino de recorrido largo, que fluye con mucho equilibrio.

De las casi 16 hectáras del viñedo Chañares, ubicado en Los Árboles, en una zona de difícil acceso en Tunuyán, hay un cuartel de apenas 0,8 hectáreas, que es el que está destino a la elaboración de Cobos Chañares.

En un recorrido por el viñedo y desde una de las calicatas, el ingeniero agrónomo de Viña Cobos, Guillermo Garcia Zamora, explicó que se trata de suelos de origen aluvial, con una capa de partículas finas de 40 a 50 centímetros. Por debajo de este bloque, aparecen piedras de hasta 1 metro de diámetro.

“Las raíces encuentran humedad y se aferran a las piedras. Esto permite incrementar el sistema radical. Así, con suelos pedregosos y más raíces, hay una mayor captación de nutrientes. Además, las raíces, al ir a una mayor profundidad, quedan más aisladas de los cambios de temperatura”, agregó.

En tanto, Facundo Impagliazzo, también ingeniero agrónomo y abocado completamente a esta finca, agregó que “Chañares es un viñedo que está ubicado a 1.180 metros sobre el nivel del mar y que ofrece condiciones ideales para la vid: contamos con agua proveniente de deshielos, suelos pobres, buena pendiente este-oeste y una excelente sanidad natural”.

Sin embargo, indicó que “con que tengamos una buena variedad y un buen suelo, no es suficiente. También es clave el factor humano. Nuestra tarea es la de potenciar de la mejor forma posible el terroir. A nosotros los ingenieros nos encanta medir todo. Hacemos mediciones satelitales, caminamos el viñedo y analizamos constantemente esta información. Es un trabajo muy laborioso, día a día, para lograr cosechas diferenciadas de excelente calidad”.

Por su parte, la enóloga Torres indicó que “en la bodega tratamos de intervenir lo menos posible. Nuestro objetivo es cuidar el terroir y sólo destacar la elegancia característica de la zona y la frescura que se logra con estas uvas”.

Tras un día en la finca, con los periodistas y sommeliers recorriendo el bosque de chañares y metiéndose en las calicatas, Francisco Cortés Lepis, director comercial de Viña Cobos, afirmó que el hecho de poder sacar al mercado un vino de este valor y lograr que no junte polvo en las estanterías de vinotecas y restaurantes alrededor del mundo, no fue una tarea fácil.

“El nuestro fue un trabajo muy grande para posicionar no sólo nuestros vinos, sino también al vino argentino en el segmento premium. Fue una labor muy dura, pero logramos convencer a muchos consumidores de que la Argentina no es sólo `value for money”.

Fuente: Iprofesional

© 2016 MASSNEGOCIOS - DIARIO ONLINE

El Desarrollo web de MASSNEGOCIOS es realizado por BREKOR.com