Destacadas

¿Reinventar las bebidas deportivas?

La marca de PepsiCo está desarrollando una nueva línea de productos inteligentes con fórmulas creadas a medida para cubrir las necesidades de hidratación de cada atleta.

 

Una cálida y húmeda tarde de noviembre en la IMG Academy de Bradenton, Florida, el equipo de lacrosse de varones de la escuela privada está en torno del banco bebiendo de botellas de agua luego de una ronda de ejercicios. Es una escena como cualquier otra en campos deportivos colegiales de todo el país, salvo por el hecho de que aquí hay un pequeño equipo de hombres a un costado con laptops haciendo diagnósticos respecto de la ingestión de fluidos del equipo, siguiendo a cada jugador individualmente con botellas de agua reutilizables con chips inteligentes.

Cada botella con “tapa inteligente” está vinculada digitalmente con un jugador específico. Funciona con una app para calcular cuánto transpira en una práctica promedio, cuánto sodio pierde y cuánto necesita beber para mantener un desempeño óptimo. Cada botella está llena de una fórmula de bebida que se corresponde al tipo de sudor de cada jugador individual. Un microchip y una pequeña turbina en el pico miden cuánto ingiere con cada sorbo. Luces led en la tapa lo ayudan a manejar su tiempo, mostrando si se adelantó o está retrasado respecto de su objetivo al beber. Éste es el futuro de hidratación atlética. También es el futuro de Gatorade.

El origen del nuevo enfoque de alta tecnología de la marca se puede encontrar en la decisión del vicepresidente y gerente general Bret O’Brien en 2014 de crear una unidad de innovación interna, con el objetivo de apuntar a una misión más elevada, por encima de las formas de las botellas y nuevos sabores. A fin de cuentas, había que hacer algo.

Las ventas de Gatorade en la primera mitad de 2009 cayeron un 18% comparadas con el año anterior; nuevos competidores, tales como Vitamin Water, Red Bull y Monster, habían ganado influencia y participación en el mercado, y el producto, nacido 50 año antes en un laboratorio de la Universidad de Florida como la bebida deportiva especializada original, se había vuelto más conocido como algo que ayuda a pasar la resaca antes que como un elixir para la alta performance. O’Brien y el grupo de innovación se propusieron poner a Gatorade en forma nuevamente, transformándola en una marca deportiva de elite, a la par de Nike y Under Armour. “No se trata sólo de ganar más participación de mercado”, dice O’Brien. “Se trata de llenar un vacío para los consumidores, y los nuestros son atletas.”

Gatorade comenzó analizando el modo en que los atletas ya están usando sus productos. Por ejemplo, los atletas profesionales desde hace mucho mezclan paquetes de polvo de sodio y otros aditivos con su Gatorade (la marca incluso produce los propios, llamado gatorlytes). Ahora, la compañía busca eliminar los pasos extras creando 12 fórmulas diferentes servidas en pequeños recipientes con forma de huevo que se mezclan con el agua, para ser utilizados en nuevas botellas con la nueva tapa inteligente. Las fórmulas tendrán distintos contenidos de carbohidratos, calorías y electrolitos para optimizar la recuperación de fluido.

Para saber qué fórmula es la indicada para cada atleta, la marca ha desarrollado un conjunto de productos y tecnologías que funcionan juntos para medir y seguir datos individuales.

Una escala inteligente vinculada a una tablet y un software miden el peso del jugador, junto con el tiempo y la intensidad del entrenamiento, para hacer recomendaciones de ingestión de fluido y carbohidratos. Un parche, similar a una curita con un chip de comunicación a corta distancia, analizará el sudor del jugador y se comunicará con la plataforma digital para identificar su tipo de sudor, lo que determinará las necesidades de ingesta de sodio, electrolitos y fluido adicionales.

Toda la tecnología fue desarrollada en conjunción con el Gatorade Sports Science Institute, centrado en la nutrición. Y para el desarrollo se contó con el aumento del 40% en el presupuesto del área de investigación y desarrollo de PepsiCo entre 2011 y 2014. Ahora, Gatorade está testeando los resultados en el campo con atletas de primer nivel de escuelas secundarias, college y profesionales, incluyendo el equipo nacional de fútbol brasileño, los Kansas City Chiefs, los Boston Celtics, el FC Barcelona y la Universidad de Florida.

Para el jugador de fútbol americano de los Kansas City Chiefs Jeremy Maclin, la idea de la hidratación a medida es algo llamativo. “No creo que haya un atleta en este mundo que no trataría de aprovecharlo si se demostrara que funciona”, dice.

Fuente: La Nación

© 2016 MASSNEGOCIOS - DIARIO ONLINE

El Desarrollo web de MASSNEGOCIOS es realizado por BREKOR.com