Personas

Quemados: qué es y cómo evitar el burnout en el trabajo

Se conoce con el nombre de burnout al efecto psicológico de estar bajo mucho estrés o en una situación displacentera. Sucede mucho en el lugar de trabajo y las consecuencias incluyen enfermedades coronarias, depresión y absentismo. Cómo evitarlo.

Todos podemos tener un mal día en el trabajo. Pero cuando todos o casi todos los días son malos podríamos estar frente a algo mucho peor que un día para el olvido: el efecto burnout. Si sufrimos altos niveles de ansiedad o estrés, no nos sentimos motivados en el trabajo o nos cuesta enfocarnos en las tareas por más simples que sean, si estamos a la defensiva o presentamos actitudes de resentimiento o cinismo o si sentimos que nos falta energía y estamos siempre cansados   y parece que el tiempo nunca alcanza para completar los proyectos de trabajo; casi sin lugar a dudas estamos sufriendo el efector burnout. Estamos, literalmente, quemados. Burnout es un estado de agotamiento emocional, mental y físico causado por el estrés excesivo y prolongado. Se produce cuando nos sentimos abrumados e incapaces de satisfacer las demandas constantes. A medida que el estrés aumenta, comenzamos a perder el interés o la motivación. El efecto burnout reduce la productividad y agota ña energía, haciendo que nos sintamos cada vez más indefensos, sin esperanza, cínicos y resentidos.

 Complicaciones para la salud

El efecto burnout puede tener consecuencias desastrosas para la salud. En primer lugar, incrementa el riesgo de enfermedades cardiovasculares, en la misma medida que otros factores de riesgo bien conocidos como el fumar y la obesidad. También aumenta las chances de sufrir infarto de miocardio y muerte súbita. El estrés producido por trabajar en este estado reduce los niveles de corticoides que a su vez deprimen el sistema inmune y dan paso a un nivel más elevado en el riesgo de contraer otras enfermedades. La Asociación Psicológica Americana también incluye privación y malos hábitos en el sueño, depresión, diabetes y cáncer entre las enfermedades desencadenas por estar en un estado burnout. Otro estudio de Intramed, uno de los portales de medicina más importantes de país, que incluyó a más de once mil trabajadores de toda la región concluyó que el estar exhausto emocionalmente se asocia con el absentismo en el trabajo, con pensamientos sobre abandonar el trabajo o la profesión, deterioro personal y familiar, baja tolerancia al fracaso y sentimientos de culpa. Las causas más comunes de este estado de estrés es la sensación de tener poco o nada de control sobre el propio trabajo, la falta de reconocimiento ante los logros, expectativas poco realistas por parte de los superiores en el trabajo y realizar constantemente tareas monótonas o poco desafiantes. También se señala que la mala alimentación y la privación del sueño son factores que ayudan a desencadenar el efecto.

 ¿Cómo evitarlo?

Algunos hábitos son proclives a hacer que aparezca el efecto quemado. Algunos trabajadores, gracias a la tecnología, están demasiado pendientes del trabajo. Chequear obsesivamente el mai o el celular es un hábito que incrementa el estrés. La recomendación es reservar el tiempo de chequeo del mail a las horas de trabajo e incluso tener una casilla especial para el trabajo que no se mezcle con la personal. El horario de almuerzo debiera ser sagrado. Es una práctica común almorzar en el escritorio mientras leemos algún informe o preparamos material para una reunión. Esto, si bien permite ahorrar tiempo, en el largo plazo no nos permite descansar del trabajo y por eso terminamos quedamos. En este mismo sentido, la causa más común de estrés es no agendar tiempo para uno mismo. Es necesario reservar algunas horas del día, como el desayuno, la cena o bien entrada la noche, para relajarse y descansar.

Fuente: Revista Mercado

© 2016 MASSNEGOCIOS - DIARIO ONLINE

El Desarrollo web de MASSNEGOCIOS es realizado por BREKOR.com