Management

Mascotas laborales: cuando se comparte el amor por los animales

Empleados de diferentes empresas han adoptado gatos o perros callejeros, y entre todos pagan la comida y velan por su salud.

Dicen que la llegada de un animal callejero a una casa tiene mucho de simbólico y que es por esta razón que muchas personas deciden adoptar a uno de ellos, amparados en la creencia de que traen buena suerte o que es sinónimo de una razón especial que escapa al simple entendimiento.

n el contexto de una serie de notas publicadas por Los Andes durante finales de junio, donde una ONG denunciaba que cinco perros callejeros que vivían en el predio del hospital Del Carmen, donde habían sido adoptados por su personal y que sufrían maltratos, surgieron historias relacionadas con los animales callejeros que encontraron un hogar donde menos se lo esperan (ellos y las personas en general, vale aclarar).

Por ejemplo, en la antigüedad cuando una lechuza se posaba sobre una casa, o cerca de ella y en la misma había mujeres en edad fértil estaba anunciando embarazos. Más acá en el tiempo, pero con igual misticismo, se dice que los gatos callejeros eligen un determinado lugar para vivir porque tienen el “trabajo” de sacar las malas energías.

En cuanto a los perros, algunas personas explican que un callejero nos acompaña en el trayecto hasta nuestra casa en realidad se trata de seres que toman formas reconocibles para acompañarnos, y hacernos sentir protegidos (además de protegernos realmente) y recordarnos que no estamos solos.

De una forma u otra, lo cierto es que cada vez más personas, y empresas incluso, eligen a los animales como acompañantes terapéuticos. Así lo explican los miembros de La Equitana, quienes ya han adoptado 15 perros y 7 gatos en su asociación de equinoterapia.

Ellos se valen de una cita de Anatole France para describir lo que sienten: “Hasta que no hayas amado a un animal tu alma permanecerá dormida”, frase que se esclarece tras escuchar las historias que los mendocinos decidieron compartir en los siguientes párrafos.

El gato negro

Lo encontraron hace seis años en la puerta de la oficina y desde entonces, se convirtió en uno de los “trabajadores” del lugar. Se llama Cato y cuando apareció en la empresa depuradora de agua donde trabaja el catalán Xavi solo tenía dos años.

“Lo encontramos frente a la oficina. Todos suponíamos que a la mamá la había atropellado un auto y como era muy chiquito lo entramos”, dice Xavi con acento barcelonés y agrega: “Se quedó para siempre”.

En este momento, como la empresa se está mudando, Cato se está quedando en la casa de una de las chicas de la oficina. “Lo hacemos todo a nivel empresa. Lo llevamos al veterinario, le compramos la comida, todo lo que le haga falta”, advierte Xavi.

En cuanto a la forma de ser del gato, dice: “Hace lo que se le da la gana, es mañosón; si se queda solo todo el fin de semana se pone de mal humor. Eso sí, es torpe y cobardón. Cuando lo ha visto otro gato se queda escondido y no se va hasta que el otro se va. Lo tenemos muy en cuenta; si un día no aparece nadie se va a su casa hasta que lo encontramos”.

Bien cervecero

Aunque obviamente no toma alcohol, Jerome -por la cervecería mendocina- es un fiel representante de la “familia” que lo recibió. Es un perro adoptado por los chicos de la revista para adolescentes Cooltura Teen y que actualmente vive con Javier, quien se lo llevó a su casa.

“Lo encontramos de cachorrito en la puerta de un supermercado cerca de la oficina y se nos pegó, nos acompañó al parque y todo. Y como estaba ahí tirado y sólo, nos lo llevamos. La oficina era una casa que tenía un patio grande con jardín y todo. Durante todo el día había alguien, por lo que el perro estaba adentro y siempre corriendo y paveando”, cuenta Nacho, uno de los adoptantes.

Agrega que a la noche Jerome se quedaba en el patio porque tenía la cucha armada en una pieza que había al fondo, que no estaba al aire libre para no pasar frío. “Los fines de semana, aunque no trabajáramos, íbamos a verlo, lo sacábamos a pasear y le cambiábamos el agua, la comida, le ordenábamos la casa y nos quedábamos correteando. Pero se quedaba mucho tiempo solo de noche y nos daba mucha lástima. Y a eso se sumó que mudamos la ‘ofi’, por lo que Javier se lo terminó llevando a la casa después de un año de vivir en la oficina”, recuerda.

La osa culta

Kuma era una perrita que hace un año entraba en una mochila y hoy apenas entra en un auto. Se llama así porque parece un oso (que es lo que quiere decir Kuma en japonés) y pertenece a los chicos que coordinan las actividades de la biblioteca Popular Jesús Nazareno.

“Al principio le decían ‘Bipo’ (por biblioteca popular), pero la gente se confundía y le decía Pipo, ¡pero es perra!”, cuenta Laura y continúa:

“La encontró Jorge, uno de los chicos de la biblioteca. Iba por la calle un día por la mañana, no recuerdo bien qué fecha, pero a fines de noviembre de 2014. Fue en el carril Urquiza casi Elpidio González, iba caminando y vio tres cachorritos al borde la Urquiza y pensó que podían ser atropellados”.

Así, Jorge agarró a los tres y en el camino dos autos se pararon para preguntarle si los cachorritos estaban en adopción. De este modo, se fueron dos y quedó la tercera, una pequeñita que adoptó la biblioteca.

“Al mes se volvió un cacho gigante de perro. Anduvo dando vueltas en casas y en febrero definitivamente se quedó en la biblioteca ya con tres meses y más grandecita. La comida y la cucha la bancamos entre algunos integrantes de la biblioteca. Ahora va y viene con los niños; ve los partidos de fútbol; juega con los peques; rompe el diario por las mañanas”, relata entre risas Laura.

Negrito en TV

A Negrito le hicieron un lugar en Señal U y reconocen que aunque más de una vez pensaron en darlo en adopción, cuando quisieron hacerlo fue tal la resistencia de los trabajadores que terminó quedándose y ganándose el cariño de todos.

Según cuentan, es el tercer perro del canal. “Donde estamos es un lugar peligroso (por la zona del Liceo Agrícola), porque la ruta está muy cerca. Negrito apareció hace un año y medio y de a poco se fue ganando el cariño de todos. Es como parte de la familia”, explica Gabriela dando a conocer que el perro tiene unos 3 años.

Dice que le hace fiesta a todo el mundo cuando sale a fumar, porque no puede andar dentro del canal, y es conocido por todos. “Lo llevamos a vacunar, hacemos una vaquita mensual para comprarle la comida y duerme en la parte de los guardias. Está bien cuidado y siempre estamos pendientes de su presencia”, indica.

Amores perros (y gatos)

Marcia Palazzo es presidente de La Equitana, una asociación de equinoterapia de San Martín. Y aunque cuentan con varios ejemplares equinos, para el trabajo cotidiano, también han ido adoptando animales conforme el paso del tiempo.

“En La Equitana el amor por los animales se ha ido transmitiendo de generación en generación y este lugar nos ha permitido canalizar esos sentimientos, ya que es espacioso e ideal para albergarlos”, cuentan.

Además, aseguran que no logran entender a esas “personas” que dejan en a calle a un ser indefenso, “si con sólo mirar esos ojos te das cuenta de la necesidad que tienen de ser protegidos”, describen.

En la actualidad tienen 15 perros y 7 gatos ya que cuentan con un espacio adecuado para tenerlos. A todos los han rescatado de la vía pública con la esperanza de poder reubicarlos, porque la alimentación, el mantenimiento y la responsabilidad que ello implica corren por su cuenta, pero generalmente quedan en la Institución.

“Además hemos adoptado varios caballos con lesiones crónicas y/o de edad avanzada para acompañar el final de sus vidas dignamente, como ellos lo merecen.

En algunas ocasiones hemos tenido que comprarlos, por encontrarse en condiciones deplorables, víctimas de la crueldad humana (golpes, desnutrición, deshidratación, sarna). Por eso, queremos aprovechar esta oportunidad para recalcar la importancia de la tenencia responsable. Cada animal que llega trae consigo mucha luz, amor y sabiduría. Nos dan lecciones que nos enseñan a honrar la vida día a día”, afirman y finalizan: “Hasta que no hayas amado a un animal tu alma permanecerá dormida”

Fuente: Los Andes

© 2016 MASSNEGOCIOS - DIARIO ONLINE

El Desarrollo web de MASSNEGOCIOS es realizado por BREKOR.com