Factor Moda

La nueva sastrería

Como lenguaje o como industria, el vestir constituye una parte fundamental de nuestras vidas. La moda se transforma, crece, se renueva. La sastrería, como la máxima expresión de la exquisitez y refinamiento creativo, ha atravesado diversas etapas de evolución, considerándose por momentos, un ejercicio muerto y sepultado en el pasado. Nada más lejos de la realidad.

El consumidor de moda actual, en especial el masculino, ha abandonado los paradigmas de masividad que hace 20 años caracterizó la producción textil. La necesidad de diferenciarse, de pagar un precio justo por el producto recibido y la consciencia de que los procesos de producción deben apegarse a la no explotación de los trabajadores y el cuidado del medioambiente, han derivado en una caída de ventas significativa que no tiene que ver con una estacionalidad, sino, con una clara tendencia de lo que puede definirse como el nuevo consumo de moda.

Los clientes persiguen prendas que conserven la mayor personalización posible y el made-to-measure asume un nuevo significado dentro del consumo del mercado de la moda.

La sastrería experimenta con nuevas tipologías, pero también con nuevo textiles, nuevas técnicas de producción y una nueva concepción del cliente. Sus necesidades lo son todo y sus características -únicas e identificables- deben ser satisfechas por el producto de manera única e irrepetible.

Ante este esquema, todas las herramientas de negocio de las empresas del sector, deben orientar sus estrategias para cumplir estos objetivos. Como principio general, para sobrevivir todo organismo debe adaptarse.

La modelo luce un blazer sastre de corte new look en crepe marrón by Caravana.

Contenido exclusivo para MASSNEGOCIOS Diario Online

Fuente: Germán Biscardi

Instagram: @germanbiscardi | @caravanaok

 

© 2016 MASSNEGOCIOS - DIARIO ONLINE

El Desarrollo web de MASSNEGOCIOS es realizado por BREKOR.com