Personas

Jefes a lo “Piratas del Caribe”

En esta historia de piratas, vale decir, el que un jefe sea pirata… no necesariamente apunta a que sea desalmado al estilo del Capitán Barbossa o engañoso al mejor estilo de Jack Sparrow… Aun cuando también los haya…

Más bien nuestra historia describe aquellos jefes que -siendo excelentes técnicamente hablando- carecen de las habilidades requeridas para capitanear a su gente.

En la mayoría de los casos se trata de personas altamente capaces a las que alguien olvidó enseñarles lo necesario para ocupar los cargos de liderazgo que hoy tienen.

Ahora -cualquiera que sea la causa- tener jefes piratas en una organización es ¡un gran problema para todos! Para la organización, para otros jefes, para los equipos de trabajo y, por supuesto, para los colaboradores.

Las encuestas no solo muestran que al menos el 40 por ciento de los colaboradores dicen que sus lideres son inefectivos, sino que también coinciden en que estos jefes piratas tienen áreas de oportunidad importantes vinculadas con la falta de habilidad para ofrecer un feedback constructivo y oportuno, promover y fomentar la participación y usar efectivamente la escucha activa para crear un clima empático.

Dicen que los lideres piratas están tan obsesionados por el logro de los resultados que continuamente fracturan las relaciones interpersonales que son tan importantes para que las cosas marchen -en definitiva- bien.

Por otro lado, el 80 por ciento de los colaboradores están de acuerdo que han sido o son más productivos cuando reportan a lideres capaces de valorar las relaciones interpersonales tanto como los resultados. Es decir, que son lideres capaces de lograr los resultados de forma positiva a través de su gente, porque al final a los lideres no se les paga por lo que hacen ellos, sino por lo que hace su gente. Por ello sus colaboradores debe estar dispuestos a dar lo mejor de sí para lograr los resultados propuestos.

Ahora, lamentablemente más de la mitad de los colaboradores parecen opinar que prefieren irse de la compañía antes de sucumbir bajo el mando de un jefe pirata implacable. Además de estar demasiado atareados para darse cuenta de sus propias áreas de oportunidad -en el peor de los casos- puede hasta auto convencerse de no tenerlas.

“He visto lo suficiente, eso pasa en raras ocasiones. Cuando se pone el sol, un destello verde dispara al cielo, hay quienes pasan su vida sin verlo y otros afirman que vieron algo…”

– Piratas del Caribe

Ahora, la pregunta sería ¿dónde está el tesoro oculto de nuestra historia de piratas?

Primero está en promover las herramientas necesarias para que estos lideres puedan forjar mejores relaciones interpersonales y, en consecuencia, forjar mejores colaboradores como lo hace un herrero o artesano, tipo Will Turner, cuando moldea, esculpe y crea mejores posibilidades de trabajo con sus herramientas y materiales.

“No todos los tesoros son de oro y plata, amigos”

– Jack Sparrow

Y segundo, en desarrollar las habilidades para monitorear, acompañar y vigilar el buen desempeño a lo largo de una travesía. Es bien sabido que el desempeño nunca se da en línea recta, porque de serlo seria muy fácil ser un buen líder. Ello significaría que lo que hoy pido a un colaborador estará satisfactoriamente cumplido después, sin más ni más. La verdad es que el desempeño personal está continuamente sometido a toda suerte de influencias internas y externas al colaborador, así como la travesía del barco velero está sometida a vientos, mareas y bienestar de la tripulación.

Por esto, es responsabilidad del Capitán no solo fijar rumbo y puerto al cual arribar, sino también es parte de sus funciones dar los golpes de timón necesarios para llegar a feliz puerto. A sabiendas que los golpes de timón no hacen referencia a apalear o flagelar a la gente en el mástil, sino que a plantear expectativas adecuadamente, dar feedback esclarecedor, resolver problemas en forma conjunta y reforzar las buenas contribuciones y el buen desempeño.

“No pierdas de vista el horizonte”

– Jack Sparrow

Entonces un buen capitán no solo logra sortear tempestades para conseguir los resultados propuestos, sino también logra fomentar una alta moral en su tripulación sacando a relucir el oro oculto de cada uno de sus miembros. Porque no se trata de saquear sino de capitalizar el propio potencial como líder y sobre todo el de la propia gente como seguidores.

Cuando los jefes son lideres nutritivos suceden cosas buenas dentro y fuera de la organización, pero principalmente en cada uno de los colaboradores quienes se sienten más satisfechos en el trabajo, con mejor autoestima, con mayor sensación de bienestar y. en consecuencia. mayor disposición para lograr mayores y mejores resultados.

“La brújula apunta hacia lo que más deseas”

– Piratas del Caribe

Por ello en nuestro programa de InterAcción Supervisoria ayudamos a los lideres no solo a desarrollar las habilidades de influencia necesarias para interactuar efectivamente con los colaboradores, sino también a manejar estrategias especificas para definir metas, resolver problemas de manera participativa y reforzar el buen desempeño. Esto de cara siempre a la maximización de los resultados en un ambiente de trabajo oxigenado y nutritivo.

Fuente: america-retail.com

© 2016 MASSNEGOCIOS - DIARIO ONLINE

El Desarrollo web de MASSNEGOCIOS es realizado por BREKOR.com