Locales

Exitoso encuentro entre jueces y profesionales de la salud

Magistrados y doctores en Medicina buscaron una articulación de temáticas complejas cuya comprensión, información y entendimiento por parte de los involucrados, colaborará en el dictado de sentencias justas.

Acercar a los jueces a las ciencias y poner a su disposición elementos que faciliten la comprensión de nociones científicas que contribuyan a mejorar el servicio de la justicia, fue el objetivo que cumplió con éxito y gran convocatoria la 13° edición del Coloquio de Jueces que se desarrolló ayer y hoy en Mendoza.

La actividad fue organizada por Fundación OSDE, la Academia de Intercambio y Estudios Judiciales y la Superintendencia de Servicios de Salud. Contó además con el auspicio de la Academia Nacional de Medicina, la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional, colegios, consejos internacionales y federaciones de los sectores de la Justicia y la Medicina.

El Superintendente de Servicios de Salud de la Nación, Sandro Taricco

El sistema judicial argentino demuestra a diario que la ciencia y la justicia han transitado caminos paralelos. En varias ocasiones, los jueces deben resolver cuestiones sobre materias que les son desconocidas, pero que necesariamente deben entender, para dictar una sentencia justa. Teniendo en cuenta esta problemática, el “Ciclo de Coloquios” abordó a través de explicaciones sencillas, el funcionamiento del Sistema de Salud en Argentina, los subsistemas que lo conforman, los mecanismos que lo financian y las situaciones que lo hacen peligrar.

Destacados disertantes de la Justicia y de la Salud trataron temas como los dilemas éticos, las decisiones judiciales, la evaluación de nuevas tecnologías, la situación laboral del médico, amparos y medidas cautelares, además de los conflictos éticos en la práctica quirúrgica.

El acto de apertura contó con la presencia de la ministro de Salud Claudia Najul; el Superintendente de Servicios de Salud de la Nación,  Sandro Taricco; el director general de la Academia de Intercambio y Estudios Judiciales, Ricardo Li Rosi; el director académico de Fundación OSDE, Horacio Dillon y el gerente general de Osde Mendoza, Arturo Erice.

Ante una gran cantidad de magistrados de los diferentes fueros e instancias, la conferencia de apertura estuvo a cargo del académico Manuel L. Martí, presidente de la Academia Nacional de Medicina, quien abordó “La evolución de la relación médico – paciente”. A lo largo de la jornada los magistrados interactuaron con representantes de diferentes sectores de la salud. Especial atención captaron tópicos como la  prueba pericial; la seguridad del paciente; aspectos sobre la cuarta edad y la muerte; la financiación de la salud; el daño punitivo y la solidaridad del sistema, entre otros.

El especialista en Medicina y Comunicación Guillermo Jaim Etcheverry, en su exposición, remarcó que la Medicina es una tarea muy compleja en la que predomina esencialmente la incertidumbre, ámbito donde se desenvuelven los médicos. “Los médicos no somos científicos, sino personas que se ocupan de ayudar a otros con herramientas científicas; personas preocupadas por el otro que sufre”.

El experto analizó las características esenciales de la actividad y remarcó aspectos -como la dificultad, la complejidad, el juicio engañoso, la ocasión fugaz y la imposibilidad de predecir-, a los que se enfrentan los profesionales de la Salud. Destacó las técnicas cada vez más poderosas que se emplean para los diagnósticos y las prácticas, y resaltó la necesidad de pensar en la tarea constante de armarse, de construirse como personas, especialmente en quienes se dedican a la tarea del contacto con el otro.  “En cada juicio que emite un juez en el ejercicio de la tarea de juzgar o cuando un médico decide hacer algo, está incluida la persona entera, lo que se manifiesta ahí es lo que uno es como persona”.

Jueces y médicos presentes en el coloquio

En su ponencia, destacó que educar a una persona es ayudarla a aprender a ser lo que es capaz de ser, a conocer el espectro de posibilidades que alguien tiene como ser humano: “algo esencial que no debemos perder de vista en momentos en que la fascinación tecnológica se apropió de todos nosotros”, señaló.

En tanto, durante las conclusiones de la actividad, el director general de la Academia de Intercambio y Estudios Judiciales, Ricardo Li Rosi, manifestó que los jueces van a aplicar su juicio crítico a todas las explicaciones que han escuchado, para luego llevar los mejores argumentos al plano de las decisiones.

“Los jueces debemos ser pacientes y tomarnos tiempos para la reflexión, debemos hablar poco y menos aún de aquello de lo que no estamos seguros”.

Declaró que “las grandes obras del derecho nos sirven para fundar la decisión justa, mas no para buscar en esos tratados el resultado y la solución del entuerto que nos es sometido. Por eso es que nosotros buscamos en estos seminarios darle herramientas a los magistrados y funcionarios judiciales para que resuelvan de la mejor manera el caso; y el caso se resuelve de la mejor manera cuando se resuelve justamente”.

El magistrado también agregó que en el campo intelectual las cosas sirven si se comparten y que “esta fue una actividad para tender puentes, para poder escucharnos y reflexionar: nos llevamos un bagaje que será motivo de nuestras propias reflexiones”.

 

© 2016 MASSNEGOCIOS - DIARIO ONLINE

El Desarrollo web de MASSNEGOCIOS es realizado por BREKOR.com