Management

El 58% de las empresas afirma que la comunicación interna de temas salariales es un déficit

El 58% de las empresas afirma que la comunicación en temas salariales en su empresa es un déficit, según un relevamiento realizado por HuCap, consultora de recursos humanos, entre 144 empresas de su último Estudio de Compensaciones Beneficios y Tendencias.

Cuando hablamos de comunicación en temas salariales, nos referimos a la compensación total que perciben los colaboradores, la cual va más allá del salario bruto y hace referencia a la gratificación anual total que perciben, que puede incluir aspectos variables o de bono y beneficios y prácticas de Work Life Balance (aquellas que apuntan a buscar el equilibrio entre la vida personal y laboral). Las prácticas de WLB resultarán claves ya que cada vez más compañías frente a un escenario donde los costos laborales apremian, refuerzan a través del concepto de compensación total y de dichas prácticas, el poder complementar el salario y ser más competitivas en función de los costos laborales.

Si se pregunta a un colaborador cuánto “gana” o cuál es su compensación, responderá su salario base de bolsillo, dado que esto es lo que tienen en la mente la mayoría de las personas, producto de la falta de comunicación de las empresas en estos temas (algo que comienza levemente a revertirse con la incorporación de las nuevas generaciones, quienes valoran y demandan cada vez más estas prácticas). Existe, generalmente, una falta del valor percibido de los beneficios; esto se debe en parte al desconocimiento de su impacto en la compensación total.

Algunas de las claves que les permitirán a las empresas poder desarrollar programas de compensación total atractivos y comunicarlos eficientemente a sus colaboradores son:

  • Escuchar y relevar lo que los colaboradores valoran según la población de la empresa: Establecer canales de comunicación regulares para asegurarse de obtener y escuchar los intereses, inquietudes y actitudes de los empleados hacia la empresa y sus beneficios según las distintas características de la población.
  • Analizar los beneficios por nivel (valoración – costo): Determinar aquellos que funcionan correctamente, aquellos que no están funcionando lo suficientemente bien (eliminarlos o modificarlos) y aquellos que estén faltando (considerando las opciones que propongan los colaboradores).
  • Comunicar los valores y alcance del programa:

-Establecer canales de comunicación continuos, no solo al momento de la inducción.

-Más que en medios costosos, construyamos la eficacia del mensaje y los medios: Emails claros y concisos, carteleras correctamente ubicadas y mensaje atractivo, etc.

-Darle la oportunidad y el espacio a aquellos empleados satisfechos que avalan el programa o determinados beneficios para que puedan contar sus experiencias.

  • Evaluación del programa implementado: Retroalimentación constante analizando la participación y tasa de utilización de los beneficios por parte de los empleados.

“Una eficaz y eficiente comunicación interna en las empresas, no solo la referente a las temáticas salariales, debe ser una de las principales ocupaciones de la organización en general y del área de Recursos Humanos en particular, dado que este tema es uno de los más importantes conductores estratégicos de la productividad laboral”, comenta Miguel Terlizzi, Director General de HuCap.

Al preguntar sobre cuáles son los canales que las empresas utilizan para la comunicación interna, los más utilizados son la cartelera, la web interna, la cartelera digital. En menor medida se utilizan las redes sociales y las app.

“Es muy común, casi sin excepción, culpar a los programas de comunicación como ineficientes, ineficaces, malos, insuficientes cuando hay problemas, pero el problema no es la comunicación, sino que lo son las personas que no se comunican. Si no entendemos esto y no trabajamos para resolver las causas que producen que las personas no se comuniquen, cualquier programa puede fracasar o acertar, pero difícilmente el resultado sea el que se espera o se podría lograr”, explica Terlizzi.

Pocas veces las empresas hacen un exhaustivo análisis de métricas que les permita encontrar las formas y los canales más adecuados para lograr los objetivos que se definen en las políticas de comunicaciones establecidas, ya sea formales o informales, y por sobre todo recoger un feedback de parte de los colaboradores”, comenta el consultor.

¿Qué es tendencia en comunicación interna?

Las redes sociales internas continúan ganando terreno por sobre la comunicación presencial cara a cara, pero esta última debe seguir existiendo y es importante fomentarla.

Es cada vez más frecuente ver cómo los colaboradores de las organizaciones tienen como principal medio de comunicación grupos de WhatsApp y Facebook, en los cuales las empresas no tenían forma de intervenir.  Por este motivo, las compañías empezaron a emular dichas funcionalidades en las redes sociales internas que desarrollan.

Hay una tendencia de crecimiento cada vez más marcada de organizaciones que implementan plataformas comunicacionales digitales como medio de comunicación, debido a los diferentes beneficios que brindan, tales como: mejorar el clima laboral, generar mayor sentido de pertenencia para con la empresa y de esta forma motivar a los empleados, compartir conocimiento y trabajar en equipo si la herramienta está bien implementada.

Lo que se busca a través de las plataformas comunicacionales es lo que comenzó denominándose una ¨intranet” y hoy son redes que evolucionan conforme lo hacen las redes sociales más utilizadas. El objetivo de estas redes no es que sólo haya transmisión de información, sino que poco a poco se permita la interacción y que los empleados tengan un canal directo de comunicación, mayor interacción con las diferentes áreas y personas de la empresa. Cabe aclarar, que el proceso de evolución de un portal de información a uno de interacción, no es inmediato.

Con la inserción de las nuevas generaciones al mercado laboral, el uso de la tecnología y redes sociales es casi innato y fundamental por lo que valoran altamente, exigen y fomentan a las compañías este tipo de herramientas, incluso es muy importante tener en cuenta sus opiniones e incluirlos en el desarrollo de la misma como parte de su motivación y lenguaje y medio que les resulta altamente efectivo. 

Algunas claves para una buena comunicación interpersonal:

Los lineamientos fundamentales para una buena comunicación interna se desprenden de determinados aspectos y pautas que al incorporarlas permiten ampliar la capacidad de “acción efectiva” en pos de una mejor comunicación:

Ser muy cuidadosos con la comunicación “no verbal”: La gestualización de lo que manifestamos, resulta clave en términos del impacto que generamos en los demás a la hora de transmitir o “comunicarnos”.

  1. Ser breve: Calidad no tiene que ver con cantidad. La capacidad de atención del cerebro, opera de manera extremadamente reducida, cuanto más hablamos y larga es la comunicación menos capacidad de atención se puede lograr.
  2. Abarcar los temas a tratar uno por vez.
  3. Sonreír: La sonrisa favorece y contribuye a un buen clima, predispone a los receptores del mensaje, genera empatía.
  4. No caer en la generalización: No todas las personas en idénticas situaciones, se comportan de igual manera, los modelos mentales suelen ser muy distintos ante un mismo estímulo: lo que se observa, lo que se dice, lo que se oye, lo que se toca y lo que se huele.
  5. Comprender el contexto: El mensaje puede perder el 100% de su impacto en relación al contexto en el que lo transmitimos.
  6. Asegurar que “el Código” sea compartido en términos de estilos de lenguaje: Por ejemplo los de tipo técnico en relación al tipo de auditorio de interlocutor que tengamos.
  7. Planificar el “mensaje”: Tenga en claro qué va a decir y cómo se va a hacerlo para lograr el impacto deseado.
  8. Saber Escuchar: Desde el punto de vista del proceso comunicativo, hay un elemento que se convierte en clave y es “saber escuchar”. Gran parte de los problemas de comunicación se desprenden de no saber escuchar a los demás. “OIR” es percibir vibraciones de sonido. Mientras “escuchar” es remitirnos en términos de “escucha activa” lo que significa entender, comprender desde el punto de vista del que habla. Esto es un tema que va mucho más allá de las palabras y alcanza a los pensamientos, ideas, sentimientos.
  9. Utilizar la técnica de la escucha activa: Cuando alguien pide la palabra, el resto lo escucha atentamente, evitando las interferencias, sobreposiciones de voces, distracciones típicas como atender el celular, que ocurren en las reuniones de trabajo, y que como resultado, lo que se podría transmitir en 15 minutos y lograr una visión compartida (todos bailar con la misma música), se tarda 2 o 3 horas, hablando y repitiendo temas innecesarios que confunden a muchos y ahí el resultado negativo en la comunicación habitual por malas reuniones.
  10. Solicitar retroalimentación – Feedback: En todo proceso de comunicación, como emisor usted es responsable de solicitar – nunca imponer- retroalimentación, es decir Feedback. Sobre todo en relación al ámbito laboral. Esto es lo que desde una perspectiva sistémica, nos permitirá entender cuan comprendido, claro y aceptado desde el punto de vista del contenido y aspecto relacional, fue nuestro mensaje/comunicación.

 

 

 

© 2016 MASSNEGOCIOS - DIARIO ONLINE

El Desarrollo web de MASSNEGOCIOS es realizado por BREKOR.com