Foro Mujer

Cómo preparar a los niños ante la llegada de un hermano

La llegada de un hermanito implica un cambio importante en la dinámica familiar por lo cual, resulta necesario preparar al niño con tiempo y de manera progresiva  para que pueda comprender y adaptarse al acontecimiento de la mejor manera posible.

¿Cómo contarle la noticia y prepararlo para el evento?

Para una adecuada preparación del niño es necesaria la anticipación de lo que va a suceder. Es importante hablar de la llegada del hermanito de manera clara y tranquila. Explicarle al niño qué va a pasar, cuándo, cómo va a ser cuando el hermanito nazca. Los padres se pueden apoyar con diferentes recursos teniendo en cuenta la edad del niño y sus intereses. Por ejemplo, se le puede armar una historia con dibujos, contarle un cuento que narre el nacimiento de un hermano, representarlo con muñecos; explicar de manera más concreta y gráfica las fechas (va a nacer en navidad o en invierno cuando hace mucho frío); mostrarle fotos de cuando estuvo en la panza de su mamá y cuando era bebito.

En cuanto a qué decir y cómo, se aconseja a los padres que puedan adaptarse al lenguaje del niño para que lo comprenda, sin necesidad de sobrecargar con información y dejándose guiar por las preguntas y dudas que al niño le surjan, para explicar hasta lo que el pequeño pueda llegar a asimilar.

¿Cómo manejar las posibles reacciones del niño?

Ante esta noticia los niños pueden reaccionar de diversas maneras. Esto va a depender de su edad, sus características personales, su nivel de desarrollo y comprensión, su capacidad frente a los cambios y el estilo vincular que estableció previamente con sus padres.

Algunos niños responden con mucha ilusión y entusiasmo al momento de la noticia, mientras que otros presentan indiferencia, enojo o mucha necesidad de estar con su mamá y no despegarse de ella en ningún momento.

Frente a esta nueva situación, que es desconocida e implica una gran incertidumbre para el niño sobre lo que va a pasar, pueden surgir miedos, fantasías angustiosas y ansiedades. Esto puede verse reflejado muchas veces en cambios en la conducta del niño (más irritable, peleador, oposicionista, hace más berrinches), en el sueño del niño (no quiere dormirse, tiene pesadillas), en los hábitos alimentarios (disminución o aumento de ingesta), en la falta de control de esfínteres, en el lenguaje. Es importante que en estos momentos, los padres puedan estar atentos al niño para contenerlo y ayudarlo a expresar lo que le sucede, y poder  así, validar y calmar su angustia y ansiedades.

Normalmente los niños presentan celos ante el nuevo integrante de la familia, siendo esta emoción una reacción natural y transitoria, frente a la posible pérdida de poder, atención y amor de sus padres. Resulta significativa la postura que tomen los mismos frente a los celos del niño, que a veces, puede presentarse de manera desbordada y poco regulada, para ayudarlo a tener una mejor adaptación a la situación.

El proceso de adaptación va a depender de cada niño y es esperable que muestre cierta ambivalencia entre “amor-odio” con su hermanito. En estos momentos, se aconseja que el adulto module esta interacción y nuevo vínculo, para que el niño comprenda qué es lo que se puede y lo que no, dejando claros los límites y normas para una mejor convivencia.

Algunos consejos para preparar al niño para la llegada de su hermanito

  • Ayudarlo a comprender la nueva situación familiar que va a vivir y garantizarle que esto no va a modificar el amor que ellos le tienen.
  • Que pueda expresar lo que piensa y siente para contenerlo, validar lo que le sucede y ayudarlo a calmar y regular sus ansiedades y emociones.
  • Hacerlo partícipe de diferentes situaciones que estén relacionadas con el nuevo integrante. Por ejemplo, pensar posibles nombres juntos, que elija algo que le guste para el bebé cuando hagan las compras.
  • Si se muestra interesado en participar del cuidado del bebé que pueda ayudar a la mamá a realizar algunas tareas, teniendo en cuenta las precauciones necesarias. Esto va a fomentar que se relacione de una manera más positiva y significativa para el niño.
  • Compartir momentos de disfrute entre los padres y los hermanos, incentivando el nuevo vínculo fraterno.
  • Si el niño se muestra muy resistente a interactuar con el bebé, no forzarlo. Respetar sus tiempos e incentivarlo de a poco y de manera progresiva a que se vaya conectando con su hermanito.
  • Es fundamental e imprescindible que los padres encuentren un momento para interactuar con su hijo a solas, sin que la atención esté puesta en el bebé. Que pueda tener un momento de plena y absoluta atención por parte de sus padres. Esto le va a significar al niño que, a pesar de tener un menor tiempo disponible con sus padres, puede disfrutar de ellos y de su atención exclusiva por un momento, todos los días.

Fuente: Lic. Mora Marengo – Instituto Sincronía  – Especialistas en estrés, ansiedad y emociones

Previous ArticleNext Article

Recebí el mejor
contenido

Suscribite y recibí el mejor contenido seleccionado por nuestros editores!
CLICK - SUSCRIBIRSE
close-link