Personas

Coaching, episodio 4: el compás

Siguiendo con nuestra analogía de las herramientas que podemos tomar de la vida cotidiana para utilizar en el coaching, como ya vimos el martillo y el cincel, hoy les presentaré el compás.

El compás es un instrumento que se utiliza en dibujo, en la geometría, en la construcción, arquitectura, navegación, etc… Consiste en un par de brazos unidos por un eje. Sea cual fuere el uso, uno de sus brazos estará centrado y el otro será el que gire alrededor de ese pivote.

Para el coaching el primer brazo va a estar determinado por nuestro inicio; nosotros mismos. Si, ya sé que esto suena egocentrista y hasta narcisista. Por un momento dejemos nuestros prejuicios y bloqueos para objetivarnos sobre nosotros mismos: Acaso no es siempre hoy y siempre aquí? Y siempre soy yo el que interactúa con el resto del universo? Entonces permítaseme ubicar a nuestro ego en el centro de este episodio.

Lejos de llegar a ser una clase de filosofía, esto es una pequeña charla sobre coaching.

Nosotros en el medio de nuestro universo y un universo infinito alrededor nuestro. Este es el escenario hasta el momento. Allí es donde entra en escena el otro brazo del compás.

Aquel nuevo brazo estará trazando un límite entre “nuestro mundo” y el resto del universo. Llamémosle nuestro universo inmediato. Será nuestro trabajo llenar ese universo inmediato y separar del resto del universo las diadas Bien-mal, justo-injusto, apropiado-inapropiado, benevolencia-agresividad, responsabilidad-ocio, útil-inútil, etc.. No olvide que estas díadas son una misma moneda con dos caras. Un elemento no existe sin el otro; depende de nosotros la posición que le demos en nuestro universo inmediato.

Créame, estimadísimo lector, al conservar dentro de nuestros límites la parte ideal de cada díada, siempre estaremos rodeados de emociones sanas, afecto sincero, conciencia esclarecida, buen comportamiento ciudadano, superación personal, libertad como objetivo, igualdad como meta y fraternidad como distintivo.

Y por último vamos a analizar el tercer elemento del compás, el eje que une los dos brazos. Mantenerlo en perfecto estado será una labor diaria y constante. Ello nos permitirá ampliar nuestro horizonte y poder replegarlo en caso de que sea necesario.

Para finalizar la charla de hoy le dejo un ejercicio de coaching. Hágase estas preguntas: ¿Soy capaz de manejar mis límites? ¿Sé que incluir y que excluir de mi universo inmediato? ¿Por qué los problemas del universo están en mi inmediatez? ¿Cómo fue que llegaron allí? Y vuelva a hacerse la primer pregunta: ¿Soy capaz de manejar mis propios límites?

Como ya habíamos dicho al principio, las bases del coaching son simples, pero ello no quiere decir que sean fáciles.

Responda con sinceridad estas preguntas, pero también con constancia. Haga este ejercicio hasta nuestro próximo encuentro en donde podamos ver una nueva herramienta del coaching: LA ESCUADRA.

Un abrazo cordial y hasta la próxima

Lic. Paulo E.:Bitar

 

© 2016 MASSNEGOCIOS - DIARIO ONLINE

El Desarrollo web de MASSNEGOCIOS es realizado por BREKOR.com