Destacadas, Nacionales

Cheques electrónicos para pymes

La transformación digital también llega al tradicional instrumento de pago. Los nuevos Echeqs buscan facilitar la operatoria bancaria y el financiamiento.

Así como las transferencias electrónicas han dejado atrás los pagos en efectivo y las facturas electrónicas van dejando obsoletos los viejos talonarios preimpresos, una nueva herramienta se propone facilitar los pagos con cheques, sin depender del papel.

Los nuevos cheques electrónicos, o Echeqs, entraron en vigencia en la Argentina en julio de 2019, tras la reglamentación del Banco Central. Se trata de documentos electrónicos que circulan solo a través de canales digitales y que constituyen órdenes de pago de un emisor con una cuenta corriente en un banco, para que un destinatario o portador legítimo pueda cobrar la suma detallada en el cheque. Si bien su uso no es por el momento obligatorio, se espera que vayan sustituyendo gradualmente al cheque físico, con el mismo respaldo jurídico, asi lo expresa en su publicación, el equipo editor de Buenos Negocios.

Como los cheques tradicionales, los Echeqs se emiten desde cuentas corrientes –aunque pueden también depositarse para su cobro en cajas de ahorro– y pagan el impuesto a los créditos y débitos bancarios, de acuerdo con lo recientemente especificado por la AFIP. Inicialmente, solo pueden cobrarlos personas bancarizadas, depositándolos en sus cuentas, aunque se prevé que en el futuro puedan también cobrarse por ventanilla como algunos cheques en papel.

Los Echeqs simplifican la operatoria de emisión, endoso, negociación y circulación de cheques, ya que todos estos pasos se realizan a través de canales digitales. Facilitan también el financiamiento para pymes.

Son varias las ventajas de estos nuevos cheques electrónicos para la gestión de las pymes:

Se simplifica la operatoria de emisión, endoso, negociación y circulación en general, ya que todos estos pasos se realizan a través de canales digitales (se emiten y “firman” a través de banca electrónica).

Los cheques no tienen límites a la cantidad de endosos, es decir, que los cheques de terceros pueden utilizarse para realizar pagos y transferirse a distintos destinatarios.

Tienen un costo operativo inferior al de los cheques tradicionales, ya que se reducen las necesidades de traslado y verificación de documentos.

Son más seguros y efectivos, al reducirse las posibilidades de falsificaciones, adulteraciones o pérdida o robo de chequeras.

Se reducen muchos de los motivos de rechazo de cheques, sobre todo, los relacionados con aspectos formales (como números de cuenta erróneos, información ilegible, errores en las fechas, etc.).

Al ser más fáciles de negociar y verificar, resulta más simple utilizarlos como forma de financiamiento, a través de la cesión o venta de documentos.

© 2016 MASSNEGOCIOS - DIARIO ONLINE

El Desarrollo web de MASSNEGOCIOS es realizado por BREKOR.com