Foro Mujer

¿Es posible que la mujer escriba su propia historia?

Detrás de toda crisis importante hay un factor invisible en juego, una historia que nunca les contaron. El mayor indicador de la estabilidad mundial de la riqueza y de la seguridad es el estatus de la mujer.  – Gloria Steinem

Actualmente se encuentra de forma visible en todo el mundo el movimiento de la mujer en su lucha por sus derechos y por su lugar de igualdad en una sociedad en la que por muchos años fue escondida y en silencio.

Es posible conocer diferentes movimientos activistas feministas en cualquier parte del planeta. Se reflejan con marchas, con anuncios, con declaraciones, etc. Pero uno de los nacimientos de esta verdadera revolución, fue cuando salió a la luz a través de las pantallas televisivas.

Actrices de todos los países e industrias se levantan al cambio y al reconocimiento de la Mujer y sus derechos de igualdad de oportunidades; sobre todo en su oportunidad de hablar y ser escuchada. Hoy se tiene la posibilidad ver en pantalla, ya sea en películas, series, telenovelas, a mujeres desafiantes, de pie la una para la otra y para ellas mismas. Las mujeres están tomando las calles sin importan el contexto político que exista.

¿Pero de donde comenzó esta revolución de la mujer en la televisión? La periodista Katie Couric entrevisto a Kari Skogland, directora de “The Handmai´s Tale”, donde en un documental publicado en NatGEO decían lo siguiente: Katie Couric: ¿Por qué crees que los números siguen siendo tan lamentables para las mujeres en el negocio del entretenimiento?

– Kari Skogland: El negocio se basa en reconocimientos y si no los tienes, no quieren contratarte.

– Katie Couric: Me parece que tienes que conseguir ese primer gran éxito para poder tener una oportunidad.

– Kari Skogland: pero como hombre, puedes conseguir una promesa y luego tener éxito. Ni siquiera deben tener un gran éxito. Pero como mujer debes demostrarlo no una, ni dos… y, por cierto, si fallas, no tienes oportunidad.

– Katie Couric: ¿Crees que las cosas están cambiando para mejor?

– Kari Skogland: Por supuesto, literalmente este programa diría que es la piedra angular de la verdadera aceptación.

No obstante, la actriz Elisabeth Moss cuando ganó su Golden Globe dijo: Las Mujeres ya no vivimos en los huecos entre cada historia, somos la historia impresa. Estamos escribiendo la historia nosotras mismas.

Hoy es importante tener a las mujeres detrás de la cámara cómo directoras, ya que existe una sensibilidad que una mujer aporta, eso es simplemente diferente. Las mujeres saben que no solo son fuertes, no solo son vulnerables, no solo son atractivas o no atractivas. Son muchas cosas a la vez y ellas pueden ver esa complejidad.

¿Por qué hay tan pocas mujeres directoras o con cargos gerenciales en las industrias?

Si bien se tienen los datos de que existen mujeres directoras, también se conoce que los estudios y las personas que hacen las contrataciones no las contratan.

Se escucha decir a muchas mujeres en sus historias de vida que han tenido que defenderse, discutir, tener problemas o contradecir a alguien para conseguir su lugar. Hoy en días las mujeres están tan condicionadas a creer que deben ser amables todo el tiempo, que deben ser educadas, complacientes; pero lo que se considera hoy en día con este movimiento de la mujer, es que al final ella misma debe tomar la decisión de que no le importe. Si alguien piensa que, porque eres mujer, eres desagradable o no, que lo piense. A los hombres no parece importarles si tienen una mala reputación o si parecen difíciles o exigentes. Entonces, ¿por qué debería importarles a las mujeres?

Actrices como Jennifer Lawrence, creen que esta llamada “enfermedad por agradar” hace que las mujeres no quieran exigir un salario igualitario.

“Me siento incómoda pidiendo más dinero” – “No quiero parecer una caprichosa o malcriada” algunas de las frases utilizadas por mujeres al preguntarles sobre exigir un salario igualitario.

Geena Davis, otra actriz muy reconocida… ha pasado gran parte de su carrera tratando de cambiar las cosas, especialmente después de que nació su hija. Ella cuenta que comenzó a ver programas preescolares en la televisión con ella, y de inmediato notó que había menos personajes femeninos que masculinos.  Y ahí es cuando tuvo la idea de hacer una investigación que probara lo contrario. En el 2004, Davis fundó el Instituto Geena Davis para investigar como las mujeres y niñas están representadas en la pantalla. Encontró que, en el contenido para niños, los personajes masculinos dominaban las historias y aparecían con el doble de frecuencia que sus contrapartes femeninas.

¿y por qué importa esto?, importa y mucho. Davis dice que el impacto puede durar toda la vida. Mientras más horas de televisión ve una niña, cree que tienes menos opciones en la vida. Mientras más horas de televisión ve un niño, más sexista se vuelve su punto de vista. Se les enseña a los niños desde el principio que las niñas son menos valiosas que los niños y eso lo están asimilando inconscientemente.

“No tenemos que esperar a que la sociedad cambie las cosas para luego reflejarlo en la pantalla”. Podemos cambiar la apariencia del mundo en la pantalla, en la ficción y entonces la vida imitará el arte. Fue una de las frases que mencionó Elisabeth Davis.

Pero según lo que se observa en lo comentado, surge la raíz de todo problema, ¿Cuáles son las causas de esta sociedad y cómo es posible solucionarlo?

Según Mahzarin Banaji, de la Universidad de Harvard, Cambridge Massachusetts, una de las principales expertas mundiales en un término que parece estar de moda en todas partes últimamente: prejuicios implícitos. Ella cuenta sobre como los prejuicios están profundamente arraigados en las personas que ni siquiera es posible darse cuenta de que se tienen. Ella dice que las personas no nacen con estos prejuicios, sino que el cerebro los forma utilizando la información del mundo que rodea a los individuos.

El cerebro humano tiene alrededor de 200 mil millones de neuronas y solo trata de usar las reglas que ha aprendido mientras va por el mundo. Las personas quieren encajar las cosas y ver qué pasa con qué. Si escucharas, “pan”, ¿Qué es lo primero que viene a la mente? Dulce, mantequilla ¿por qué?, porque van juntos. Esto se da porque la gran mayoría de los seres humanos tienen asociaciones muy fuertes con algún objeto en particular que hayan aprendido.

El cerebro comienza a hacer estas asociaciones desde la infancia de las personas. ¿Pero cuál es la información? Mamá se queda en casa, papá se va a trabajar para muchas personas. O mamá y papá van a trabajar, pero cuando llegan mamá cocina. Y los adultos refuerzan estos roles de género, incluso si no se dan cuenta de que lo están haciendo.

Los comerciales también alientan al cerebro a crear asociaciones de género, aunque hoy en día en algunas partes del mundo esto ya está cambiando. Lo que se resalta hoy, es que a pesar incluso de que sigan existiendo este tipo de anuncios, los consumidores ya tienen algo en mente y es que pueden decir: que no compraran ese producto. Y así será posible producir el cambio en el anuncio a futuro. Pensando de esta manera y llevándolo a la práctica es que se abre la posibilidad para que las personas decidan qué tipo de sociedad quieren.

Cada persona lleva en su cerebro la cultura con la que creció, pero a medida que estos movimientos sigan saliendo a la luz, se van conociendo nuevas formas de pensar y a medida que la cultura comience a cambiar es que las personas también podrán hacerlo.

Lo único que separa a las mujeres de los hombres, es la oportunidad. No puedes ganar un lugar o crear algo, si eso no existe. Se considera que lo que falta no solo en diferentes industrias, sino en la sociedad misma, es la comprensión del ser humano de forma tridimensional (se hablará de esto en otro artículo).

¿Por qué una mujer debe ser talla cero para modelar en una revista o ser la cara de una marca de ropa? ¿Por qué una mujer debe ser blanca y no morena? ¿Por qué existe un estereotipo de lo que debe ser una mujer? Hoy más que nunca es necesario que todas las personas despierten para comprender que el arte de ser humano es de hecho un reflejo de la vida y todos, absolutamente todos están en ese reflejo.

Si se observa el mundo empresarial, es posible observar esta división de genero incluso en las redacciones para postular a un cargo. Por ejemplo: se requiere un hombre para hacer tales funciones. Esto lo único que consigue es seguir limitando la oportunidad de otras personas, a excepción de la persona que diseño lo que debería estar escrito en ese cargo.

La solución que están brindando algunas compañías es describir las competencias que se requieren tener, por ejemplo: se requiere especialista en marketing. Con esta perspectiva se amplía la posibilidad a cualquier persona independiente de su género. Lo que se necesita de forma inmediata es “Inclusión total”, donde se pueda exigir diversidad total en todos los ámbitos. Cuando realmente se quieren hacer grandes cambios, sobre todo cambios grandes en la sociedad, entonces simplemente hay que atreverse a dar un paso pequeño … y eso ya estará marcando la diferencia.

El tema de la desigualdad de género se ha convertido en un despertar mucho más grande inserto en una sociedad que moldea el futuro de las personas.  ¿Por qué se ha llegado a esta difícil situación en donde las mujeres no encajan en todas partes al igual que los hombres? Esto siempre existió, la diferencia es que ahora se está hablando, pero la situación siempre fue la misma. Lo importante es que ahora es posible entender que, si las empresas seleccionan por género, no obstante, de la discriminación que se genera, es que dejan fuera la diversidad de pensamientos e ideas que podrían tener para potenciar su éxito.

Hoy las mujeres están reunidas alrededor del mundo, sin diferenciar género, condición social, etc. es otro el nivel de despertar, de ver que las mujeres no están solas. Es importante concluir agradeciendo al activismo de las mujeres en el mundo y al reflejo de la lucha en la industria televisiva, ya que esto está ayudando a dar visibilidad a todas las mujeres que lo han estado haciendo a puertas cerradas.

La igualdad de la mujer ha llegado y no dejará de existir. Porque muchas mujeres no dejaran que eso ocurra.

Fuente: Carolina Montalto

  • Coach Ejecutivo / Conferencista Internacional / Emprendedora Digital
  • Fundador “The Learning of Tomorrow”
  • [email protected]

© 2016 MASSNEGOCIOS - DIARIO ONLINE

El Desarrollo web de MASSNEGOCIOS es realizado por BREKOR.com