Emprendedores

Emprender verde

Todo es difícil en la vida. Crear una empresa, mantenerla viva, conseguir un buen empleo, llevarse bien con todos y avanzar, encontrar la pareja que haga la felicidad. Todo. Pero si avanzamos con valores sólidos, el camino se hace más fácil.

En estos tiempos en los que la trampita siempre parece ofrecer el camino más fácil, debemos recordar que casi nunca es así. La apretura, la transparencia, la sinceridad, la generosidad y la persistencia, a la larga dan mejores resultados.

Entonces los consejos son:

  1. La honestidad tiene un valor muy grande en todas las actividades profesionales, laborales y personales. Uno suele recibir consejos de todos los colores, pero lo mejor va a ser siempre recordar que con la verdad en la mano se ahorra tiempo y se gana tranquilidad.
  2. La reputación es importante. Mucha gente se enorgullece en decir que no les importa lo que piensen los demás. Pero la reputación si es buena, genera confianza en la gente. Y la confianza es la base de todas las relaciones, en los negocios y en la vida.
  3. La generosidad con los demás. Ayuda, dicen, y serás ayudado. Estamos en un mundo de relaciones. Ya ninguna persona triunfa en solitario. Necesita de sus relaciones para muchas cosas. Por eso la generosidad para con los demás es una cualidad que siempre nos llega de regreso.
  4. La determinación para encontrar soluciones. Lo más fácil, cuando surgen obstáculos, es encontrar excusas válidas para abandonar el intento. Las excusas no sirven. Es mejor reemplazarlas por propuestas.
  5. El fracaso también ayuda. De algo que salió mal siempre se sacan conclusiones. Casi siempre uno le dedica mucho tiempo a pensar en lo que salió ml y por qué. Al descubrir esos porqués, se está aprendiendo a no volver a cometerlos la próxima vez.
  6. No ver obstáculos. Los obstáculos van a estar siempre. Y son reales. Pero hay muchas maneras de sortearlos: saltarlos por encima, rodearlos y pasar por el costado, partirlos en mil pedazos o sobrevolarlos. Están para desafiar nuestra imaginación. Muchas veces generan creatividad.
  7. Evitar la arrogancia. El éxito trae esa natural sensación de satisfacción por haber hecho algo bien. Conviene siempre mantener perfil bajo. Cuanto más en silencio trabajes menos competidores surgirán temprano.
  8. Mantener el foco. Cuando el negocio crece se suman personas, todas con ideas interesantes para aportar. Lo conveniente es escucharlos pero tener cuidado de no desviar el camino iniciado demasiado. De lo contrario el frágil éxito temprano derrapará.
  9. Tener coraje para luchar. Un negocio trae siempre complicaciones que habrá que sobrellevar con paciencia, perseverancia y convicción.
  10. Recordar que hay gente que nunca cambia. Si estás rodeado de personas que no creen en lo que haces y encuentran escollos a cada paso, tendrás que alejarlas del negocio. A veces no hay argumentos válidos para convencerlos.

Fuente: Mercado

Previous ArticleNext Article