Destacadas, Personas

¿Cómo alcanzar un equilibrio integral para vivir en plenitud?


“Las personas necesitamos vivir de un modo más consciente, aprovechando el máximo de nuestro potencial” – Halbert L. Dun.

El vértigo de lo cotidiano a veces lleva a las personas a ir por la vida como en una especie de cuerda floja, en la que se va perdiendo el equilibrio que los sostiene por estar disgregado en múltiples direcciones.  Una persona desequilibrada es aquella que no ha jerarquizado debidamente las distintas dimensiones y ámbitos de su vida.  A veces se dedican grandes esfuerzos a lograr metas temporales como el de obtener un nuevo trabajo, ascenso o algún reconocimiento, pero olvidando el proyecto más importante: la propia vida.

Si bien lo mas importante es la propia vida, en muchos casos se toma consciencia de ella en momentos extremos como accidentes, enfermedades, etc. Es en ese momento cuando algunas personas se dan cuenta que necesitan más tiempo con sus seres queridos y pueden visualizar el valor de los momentos compartidos.

Para poder centrarse en lo esencial se debe trazar un plan de vida que permita avanzar en las distintas dimensiones de la persona: espiritual, psicológica y física.  Pero para ello es importante distinguir lo que a veces consume gran parte del día, pero que no es lo realmente importante.  Algunas preguntas que pueden orientar las decisiones propias de la persona son:

  • ¿Dónde dedico la mayor calidad del tiempo en mi día?  
  • ¿Cuál es la razón última por la cual hago las cosas?
  • ¿Cuánto de lo que hago me acerca a mi ideal, a lo que realmente quiero?

La plena realización del ser humano implica también ir trabajando en los distintos ámbitos de la vida: personal, familiar, laboral y social.  Dichos ámbitos se relacionan entre sí.  Es decir, si se desatiende el ámbito familiar necesariamente afectará el desempeño profesional y viceversa.  Es paradójico encontrar personas que son muy capaces, por ejemplo, en el trabajo, pero tienen notables carencias en relacionarse de manera auténtica con sus seres queridos.

A su vez, hay varios factores que intervienen en el equilibro de las personas, y en la mayoría de los casos viene porque están sumamente estresados, presionados y poco saludables y la razón principal es el estilo de vida. Por eso encontrar el equilibrio integral de todas las áreas, es una tarea que toma su tiempo y dedicación.

“La determinación de equilibrarnos como seres humanos es el primer paso de un largo camino que va a requerir calma y paciencia. Se requiere de esfuerzo para liberar la mente de patrones negativos y de sanar el cuerpo”.

Para alcanzar el equilibrio es muy importante que las personas quieran llevar una vida tranquila y en paz, con plena consciencia de que necesitan el bienestar en todo su ser de forma integral. Aunque en algunas ocasiones a muchos se les olvida la importancia que tiene el propio motor del ser humano, tales como sus propias emociones y cuando eso sucede, es hora de tomar cartas en el asunto y aprender a conocerlas.

Para tener una vida plena hay que reconocer todos aquellos aspectos importantes que ayudan a tener una vida en equilibrio:

  • EL CUERPO: es conocido como el Yo Físico, que es el mismo cuerpo humano, esa parte visible del ser que sirve para comunicarse con otros seres humanos y que proyecta muchas veces la propia imagen al mundo. Este a su vez engloba al Yo Social, al Yo Psicológico y al Yo Biológico. Porque juntamente con la mente y alma, se puede visualizar el papel que se desempeña en la sociedad en la que se vive, el plano personal íntimo o interior y a los componentes de su fisiología humana, fuerza, complexión, altura, genética, etc. Por lo tanto, es muy importante cuidar del propio cuerpo, pues de nada serviría estar en paz con el ser y los pensamientos que se tienen si se está estresado, débil o cansado para vivir una vida plena y en armonía con el entorno, lleno de vitalidad y energía.

“Si no se mantiene el equilibrio en el cuerpo, no será posible manejarlo adecuadamente

  • LA MENTE: La mente tiene mucho poder y es posible usarlo, siempre y cuando las personas aprendan a tener control sobre sus emociones y decisiones en la vida. El poder tener control sobre la mente abre un mundo de posibilidades y de creatividad que involucran todos los aspectos de la vida, porque la mente puede considerarse como esa parte del cerebro o no de organizar la conducta hacia objetivos determinados. 

“La mente es el conjunto de facultades cognitivas que engloban procesos como el entendimiento, la percepción, el pensamiento, la conciencia, la memoria, el raciocinio, la emoción, la imaginación y la voluntad y otras más habilidades, algunas de las cuales son características del humano y otras son compartidas con otras formas de vida”.

  • EL ALMA: Es una realidad sensible y se le atribuye la capacidad de sentir y pensar. La unión armónica del cuerpo, la mente y el alma es la combinación perfecta para visualizar y crear el ser humano. Es muy importante que las personas tomen en cuenta su alma para lograr ser la persona que quieren ser, para tener una vida tranquila, en paz, armonía y saludable para que puedan lograr las metas y retos que se propongan, como así también el propósito que les da existencia. Un alma en crisis enferma el cuerpo físico y paraliza la mente creadora y por consecuencia, su evolución.

“Cuando se le dice a alguien cuida tu alma, se refiere a que hay que eliminar y cambiar toda emoción y energía negativa que esté alojada en una persona, en forma de sentimientos, remordimiento, odio, etc., porque estas son las responsables de frenar todo proceso de evolución como ser humano”.

Otros puntos esenciales para llevar una vida equilibrada basada en el equilibrio del cuerpo, mente y alma son la “Espiritualidad” y el “Crecimiento Personal”. La espiritualidad es saber cómo conectarse a la fuente divina de la sabiduría infinita, deseo del ser interior y desde el corazón, así como hacia todos los corazones en conexión con otros seres humanos. Todas las personas son seres espirituales, por lo tanto, se tiene que recordar cuál es la verdadera naturaleza, y conectarse con lo que se vino a aprender para poder recordar el sentido de la vida, tanto como individuos, así como miembros de una sociedad o raza humana. Y experimentar la vida a través de los sentidos desde la energía del amor, del entendimiento, el respeto, desde el agradecimiento y de las virtudes del corazón. Es saber cómo encontrar el balance y equilibrio entre las necesidades del cuerpo físico, la mente y el alma.

A su vez, el Crecimiento Personal es un proceso de desarrollo evolutivo e integral, que el individuo puede experimentar de manera continua, durante toda su existencia.

“Mientras el ser humano tenga vida, es necesario que experimente un desarrollo constante en evolución de consciencia en todas las facetas de su vida”.

Para concluir este artículo se marca la importancia de rescatar todos aquellos valores que de una y otra forma han venido desapareciendo, trayendo como consecuencia una vida de bienes, pero con una mentalidad de escasez en valores y propósito.

Contenido exclusivo para MASSNEGOCIOS Diario Online

FUENTE

Carolina Montalto, Argentina

Master Coach & Leadership Development

Conscious Business Center

LinkedIn www.linkedin.com/in/carolinamontalto/

© 2016 MASSNEGOCIOS - DIARIO ONLINE

El Desarrollo web de MASSNEGOCIOS es realizado por BREKOR.com