Foro Mujer, Management

Mujeres en posiciones gerenciales

Según datos que arroja el Randstad Workmonitor correspondiente al tercer trimestre del año, 82% de los trabajadores masculinos y 60% de las trabajadoras femeninas tienen un varón como jefe actualmente en Argentina.

Randstad, empresa global especializada en servicios de Recursos Humanos, dio a conocer los resultados del tercer trimestre del año correspondientes al Workmonitor, un estudio que releva las expectativas, estados de ánimo y comportamiento de los trabajadores en 33 países, incluido Argentina. Al indagar sobre las oportunidades de crecimiento profesional de las mujeres y la equidad de género el ámbito laboral en Argentina, surge que ocho de cada diez mujeres y siete de cada diez hombres creen que los hombres son favorecidos por sobre las mujeres para acceder a posiciones gerenciales cuando hay dos candidatos con igual calificación.

Si bien la gran mayoría de los encuestados de ambos sexos en Argentina indica que sus empleadores tienen políticas de equidad, la realidad indica que existe un marcado sesgo en favor de los hombres. En este sentido, 81% considera que hombres y mujeres son tratados equitativamente en la organización en la que trabajan y 79% cree que su empleador paga salarios equitativos a hombres y mujeres en igual posición. Por otro lado, 82% de los trabajadores masculinos y 60% de las trabajadoras femeninas tienen actualmente a un varón como jefe.

Preferencias en contradicción

Una abrumadora mayoría de los encuestados se inclina por la diversidad de género en términos generales, pero se contradice al momento de indicar sus preferencias particulares. Por un lado, un abrumador 91% indicó que prefiere trabajar en un equipo en el que se expresa la diversidad de género, al tiempo que 87% considera que los equipos de trabajo diversos logran mejores resultados. En contraposición, 70% de los encuestados varones prefiere tener un jefe hombre al igual que el 60% de las encuestadas mujeres. Paradójicamente, se da una coincidencia entre las preferencias de las mujeres y la participación masculina actual en las posiciones de liderazgo.

Sobre estos resultados, Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay, afirmó: “El descalce entre la percepción y la realidad que muestran estos datos pone en evidencia que si bien hay un consenso generalizado respecto del valor que genera la diversidad, hay aún cuestiones concretas a resolver en el ámbito laboral para que la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres sea una realidad concreta y con ella se rompa finalmente con el techo de cristal”.

En este sentido, Randstad indagó sobre posibles caminos para alcanzar la tan ansiada diversidad en el ámbito laboral. Al respecto, 61% de los encuestados indicó que no está de acuerdo con que un género en particular sea favorecido con el objetivo de mejorar la diversidad.

“La problemática de la falta de equidad responde a múltiples causas y factores. La persistencia de la expectativa social de que sean las mujeres las principales proveedoras de cuidado familiar es determinante y fija pautas culturales sobre lo que les corresponde ser y hacer a hombres y mujeres. Nada de esto es ajeno a lo que sucede en ámbito laboral, más bien todo lo contrario, ya que para que las mujeres puedan ocupar más espacios de decisión en el trabajo, será necesario que el cuidado de la familia y el hogar se conviertan en responsabilidades realmente compartidas por hombres y mujeres”, agrego Ávila.

La problemática de la inclusión de las mujeres en los puestos superiores del organigrama de las empresas no es una asignatura pendiente sólo en Argentina. A nivel global, 79% de los hombres y 55% de las mujeres reportan a un jefe hombre, mientras que 71% de los hombres y 69% de las mujeres creen que los hombres son favorecidos por sobre las mujeres para acceder a posiciones gerenciales cuando hay dos candidatos con igual calificación.

Movilidad laboral

En este trimestre, la búsqueda activa de un nuevo empleo creció tres puntos porcentuales en relación al segundo trimestre de 2016, situándose en el 14%. Por su parte, la confianza de encontrar un nuevo empleo fue del 64%, mientras que el miedo a perder el trabajo se situó en el 7%. Como resultado de estas variables, el Índice de Movilidad Laboral para Argentina fue 120 puntos, seis puntos por encima de la marca del segundo trimestre de 2016.

Fuente: Mercado

Previous ArticleNext Article

Recebí el mejor
contenido

Suscribite y recibí el mejor contenido seleccionado por nuestros editores!
CLICK - SUSCRIBIRSE